viernes, 30 de diciembre de 2016

Fin de año.

Todos los años igual. Termina un año y las cadenas de televisión hacen balance de lo que ha acontecido el año que se acaba. Las revistas recuerdan sus portadas y sus noticias más impactantes. Empezamos a hacer listas de lo que vamos a hacer el año próximo y sin querer o sin darnos cuenta empezamos a hacer balance del que está casi terminando.

Gente que resume el año en una palabra, en fotos, en momentos, en libros leídos...

No hago balance, no me gusta. Porque siempre es lo mismo. Puede que el año haya sido bueno o malo, pero como casi todos. Con sus altibajos, con sus buenas noticias y con sus noticias desagradables.

Este año que termina ha sido bueno para mí porque me he propuesto atraer lo bueno y soportar lo malo. Y no es que este año haya cambiado mi forma de pensar o de ser, no, no es eso. Este año he aprendido a apartar de mi mente los pensamientos que se instalan y pretenden durar más que un suspiro.

Si me preguntaran qué tal ha sido este año para mí, tengo que decir que muy bueno. Me ha gustado 2016 y espero que 2017 sea o igual o mejor. Si viene peor pues haré con los que no han sido buenos conmigo, aprenderé a vivir con él, a soportarlo y siempre pensando en que el próximo será mejor. 

No sé si sirve hacer balance. No sé si sirve hacer propósitos. Los he hecho otros años y muchos de ellos se quedaron a la mitad. Los retos me los voy marcando a corto plazo, se me ocurre algo que quiero hacer y lo hago sin importar el tiempo que me lleve hacerlo. Pero ponerme una fecha, un tiempo, me pone nerviosa.

Tengo ganas de empezar el año porque presiento que va a ser muy bueno para mí. Yo soy muy intuitiva y cuando sé que me va a ir bien tengo ganas de que venga ya. No me da miedo empezar un nuevo año. Lo espero con ilusión. 

Despidamos el año agradeciendo todo lo que nos ha traído, lo bueno y lo malo. De lo malo se aprende, nos hace más fuertes, hace que sepamos tomar decisiones, hace que valoremos los momentos en los que estamos bien.

Feliz Año 2017 para todos. ¡Vamos a por él!

No hay comentarios:

Publicar un comentario